Páginas

viernes, 30 de mayo de 2014

Ilka Schönbein, Teatro Meschugge

        Ilka Schönbein, Teatro Meschugge



Desde los años 80 Ilka Schönbein recorre caminos y carreteras con su Teatro “Meschugge”, palabra de raíz judía que en lenguaje coloquial significa “loco”. De hecho, Ilka Schönbein y su compañía teatral dicen estar un poco locos. Viajan en tres grandes autobuses. Algo a lo que la artista alemana, popularmente conocida en Francia, no quiere renunciar de ninguna manera, pues ha sido siempre un sueño para ella desde que vio la película de Ariane Mnouchkines sobre Molière, que en sus comienzos recorría el país con su teatro ambulante.Impulsada por su fuerte impulso teatral, comenzó a actuar en plazas de mercado, en las esquinas de las calles durante muchos años en Francia. Ella fue descubierta por la organización Mimos-Festival en Perigueux en 1997 y recibió el Premio de Mimos de la excelencia. 
Originaria de Darmstad, sus atípicos espectáculos están influenciados por el teatro judeo-alemán. 
Ilka Schönbein se formó en la danza de Rudolph Steiner, que predica la alianza del alma y el gesto, más que la técnica. Estudió con el titiritero Albrecht Roser y durante mucho tiempo fue la única intérprete del Teatro Meschugge. 


Ilka nunca considera sus espectáculos acabados: los vive y viven con ella, lo que explica por qué cada actuación es realmente una nueva creación, un nacimiento. Combina su experiencia en danza, mimo y marionetas para brindar todo un despliegue de destreza corporal, una gestualidad impactante y un desdoblamiento inusitado que asombra al espectador gracias a la belleza de sus movimientos y a la poesía que de ellos emana, donde subsiste, por encima de todo, el deseo de vivir.
Tras éxitos como Metamorfosis, Cuento de invierno o Carne de mi carne, en el que reflejaba la relación entre madre e hija, el dolor de la pérdida, la soledad, el desarraigo– con La vieja dama y la bestia rinde homenaje a su padre a través de una historia donde se entremezcla la muerte y la vida dentro de un universo visual lleno de secretos, de meandros que diseñan un conjunto de símbolos que representa nuestra identidad. 
Su característico trabajo es un zambullido en lo desconocido, la búsqueda de lo absoluto de la representación a través de un lenguaje múltiple. 


Es Ilka la que da vida a los objetos, la que se convierte en un títere que encarna las mil caras de la vida con una fuerza emocional mágica. Y es que la artista ha dejado a su cuerpo convertirse en marioneta, por eso hace al espectador parte de su voluntad, de un proceso de creación intensamente vivo y comunicativo difícil de olvidar.

video

Entre todas las criaturas que respiran y se mueven sobre la tierra, Ilka Schönbein es la más mutable. Los mil rostros y prótesis que ha usado en sus espectáculos, colgados como exvotos en la exposición que le dedicó en 2011 la Médiathèque de Bagnolet, recrean un universo arcano en el que se entrecruzan las pesadillas peores y los cuentos de tradición oral narrados a la luz de la hoguera de la caverna platónica. Schönbein estudió euritmia y construcción y manipulación de muñecos, pero encontró su camino en el universo del títere corporal, marioneta creada, cual ciborg, combinando el cuerpo de la propia artista con prótesis humanísimas o monstruosas. Hay que frotarse los ojos para distinguir dónde empieza ella y dónde sus criaturas.



En El viaje de invierno, tradujo los melancólicos lieder del ciclo homónimo de Schubert, deliciosamente traspuestos al acordeón por Rudi Meier, en imágenes de una fuerza dramática equivalente. En Carne de mi carne, espectáculo desasosegador inspirado en Por qué se cuece el niño en la polenta, novela parcialmente autobiográfica de Aglaja Veteranyi (hija de artistas de circo huidos de Rumanía), era un pobre niño maltratado y su madre despiadada, unidos por una raíz imposible de cortar sin daños graves.



En La vieja y la bestia, espectáculo dedicado a su padre, músico (cuyo fallecimiento sucedió en el ecuador de los ensayos), Schönbein construye una serie de imágenes oníricas potentes a partir de cuatro cuentos populares, entrelazados (sin apenas dramaturgia) por la música que la mezzosoprano Alexandra Lupidi pone en vivo con un arsenal de instrumentos de juguete y con su voz, que se adapta maravillosamente a la textura y la topografía antinaturalistas del texto.

Sobre la escena, el cuerpo de Schönbein es máscara, y sus máscaras, cuerpo. La joven que desea ser bailarina, la vieja en que se convertirá, la reina que parió un asno y el asno mismo parecen emanaciones de algún lugar oscuro cuya llave la actriz tiene a buen recaudo. El brazo derecho de Ilka es cuello de la bailarina y pierna derecha de la vieja a la vez; su brazo izquierdo, los hombros de la chiquilla, y sus piernas, las manos delanteras de un asno escapado de Sueño de una noche de verano. El cuerpo común de todos ellos, se dibuja y desdibuja como si un demiurgo orate estuviera jugando a rectificar la divina creación.



La vieja y la bestia no tiene la potente estructura que a Carne de mi carne le prestaba la novela de Veteranyi, pero sí una fuerza plástica equivalente, multiplicada por la música evocadora de Lupidi, en el papel de maestra de ceremonias enigmática y divertida. Con su piano de casa de muñecas, su guitarrillo formato bosquimano, su batería de la señorita Pepis y demás instrumentos en miniatura, Lupidi consigue que música tan dispar como la canción yiddish Bei mir bist du schoen, el He Cold Song de Henry Purcell o un felliniano tema de Nino Rota suenen como si fueran una banda sonora compuesta para la ocasión por un mismo talento.

-Sus creaciones:

-Metamorfosis, un espectáculo de calle

-Metamorfosis Metamorfosis, Alexander Hasle luego con MB Bunte

-El rey de la rana (fundada en 1998, tres versiones diferentes), Alexander Hasle (primera versión), Mo Bunte (segunda versión), Simone Decloedt, Britta Arste Rudi Meier y Christian Ilg (tercera versión)

-Winter Journey (2003), basado en la música de Franz Schubert y los poemas de Wilhelm Müller , Simone Decloedt, Traudi Duus, Rudi Meier, Christian Philipp Reiner Ilg y Kais

-Carne de mi carne, de acuerdo ¿Por qué los niños de hornear en la polenta 's Aglaya Veteriany con Nathalie Pagnac y Bénédicte Holvoote

-La vieja y la bestia (2009) , con Alexandra y Simone Lupidi Decloedt

-De lo contrario, yo como tú ... (2014), con Alexandra Lupid


1 comentario:

  1. Me perece tan interesante su talento que, a pesar de no entenderlo, siento ganas de asistir a una de sus obras y verlo en carne y hueso. Es una lástima no encontrar más grabaciones en Internet, hay muy poco de ella.

    ResponderEliminar