Páginas

viernes, 28 de febrero de 2014

POEMA DÍA XXVIII/II/2014: "Me canso de ser hombre" Pablo Neruda

POEMA DÍA XXVIII/II/2014: "Me canso de ser hombre" Pablo Neruda



Max Ernst (Brühl, Alemania, el 2 de abril de 1891 - París, Francia, el 1 de abril de 1976) 


Me canso de ser hombre

Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin Embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndome de pena.

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y
 me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas...

jueves, 27 de febrero de 2014

POEMA DÍA XXVII/II/2014: "Poema del lejano", J.Carlos Mestre.

POEMA DÍA XXVII/II/2014: "Poema del lejano", J.Carlos Mestre.


Juan Carlos Mestre 




Poema del lejano

El que desterrado por la pobreza 
vive sin corazón en lo lejano, 
y a nada atiende como suyo 
y es lóbrego y cansado bajo el cielo. 
El que sale vencido de su casa 
y lo arrastra la gente en su murmullo 
y transcurre vacío por la calle 
y se sienta delante de una máquina. 
El doloroso de razón frente a la vida 
que muere en la esperanza y no regresa. 
A este que nadie ha despedido 
y toma el tren un día hacia la aurora. 
Nadie lo sabrá, su historia es triste 
como un mar que nadie ha descubierto. 
No ha querido mirar la primavera, 
trabaja por volver, brotar un día 
como el árbol florecido que en su huerto 
daba sombra y destino a la mañana. 
Pensaréis que el cielo habrá de perdonarlo, 
pensaréis que el amor, 
ciudad y pájaros y torres 
sonará de nuevo campanas en sus ojos. 
Pero él, que perdido en lo lejano 
fue escombro de alameda, ha muerto. 
No lo lloréis, 
junto a aquel leño oscuro 
brotaba un manantial honrado. 

De "Antífona del otoño en el valle del Bierzo"  

 

miércoles, 26 de febrero de 2014

POEMA DÍA XXVI/II/2014:"Introducción a Don Quijote",Tristan Tzara

POEMA DÍA XXVI/II/2014:"Introducción a Don Quijote",Tristan Tzara


Michael Parkes (born in 1944 in Sikeston, Missouri)





Introducción a Don Quijote

Trote de caballo ágil y veloz me ha sido la vida
He sabido recorrer todo el mundo
Solamente una muchacha ha sido mi amor
y he dormido hasta muy tarde en las mañanas

El viejo caballo se ha disipado en pedazos
que serán roídos por gusanos y ratones
Mi amor: he aquí la sabiduría que no está en los libros
Quédate callada junto a la mesa y siga cosiendo

Yo te diré lo que te está esperando de ahí en adelante
Siga cosiendo mi pensamiento en un vestido de seda
hasta que te duelan los ojos -y serás novia
hasta que mi pensamiento será libre.


Versión  de Darie Novácenau

martes, 25 de febrero de 2014

M.o.M., pura sencillez poética hecha animación


M.o.M.

Una de esas joyas de la animación que me he encontrado por casualidad, pura sencillez poética.
La tranquila vida de un pescador y los actos que realiza al cabo del día....
Realizado por Margherita Premuroso

http://www.margheritapremuroso.com/

video

HABBE & MEIK Y LA COMEDIA DE MÁSCARAS

                    HABBE & MEIK  Y LA COMEDIA DE MÁSCARAS




La compañía "Habbe& Meik- La comédie des masques" generan unos espectáculos poéticos, locos, hilarantes en clave de clown, con una utilería-escenográfica básica como sillas o una escalera encadenan una sucesión de acrobacias y gags con un ritmo desenfrenado y sin palabra dignos de ser vistos. La música es uno de los elementos que siempre estarán presentes en las obras de esta pareja germana.
Habbe & Meik son Hartmut Ehrenfeld y Michael Aufenfehn ,dos actores que se conocieron en la Folkwang Hochschule en Essen-Werden




Aunque por lo que yo los conozco es por el espectáculo que pude presenciar de  uno de ellos en solitario en Alemania, en concreto de MEIK (Michael Aufenfehn) bajo el nombre de BORIS BRONSKI, una divertida obra en clave de clown que le hace partirse a uno en dos de la risa que provocan sus rutinas.
Nos aburriré más con palabras así que os dejo aqui una muestra de su trabajo.
                           
                         HABBE & MEIK






http://www.habbeundmeik.com/

POEMA DÍA XXV/II/2014:"los heraldos negros"..CESAR VALLEJO






POEMA DÍA XXV/II/2014:"los heraldos negros"..CESAR VALLEJO

Francis Bacon (DublínIrlanda28 de octubre de 1909 – MadridEspaña28 de abril de 1992)

LOS HERALDOS NEGROS

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé! 

Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, 

la resaca de todo lo sufrido 
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte. 
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas; 
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.
de alguna fe adorable que el Destino blasfema. 
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones 
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada; 
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido 
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.


Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras 
Son las caídas hondas de los Cristos del alma 
Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos, como 
Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!

lunes, 24 de febrero de 2014

GARDI HUTTER,LA GRAN PAYASA: "Ser simple es complicado..."

     GARDI HUTTER,LA GRAN PAYASA: "Ser simple es complicado..."


  
Esta mujer de origen suizo, aunque con parte de su corazón italiano, tiene 60 años y una habilidad especial para sorprender al público gracias a sus espectáculos llenos de magia y encanto. Debutó como clown en solitario en 1981 con el espectáculo de creación propia "Jeanne d´Arppó", tras su paso por la Academia de Arte de Zurich y sus estudios en Milán con grandes maestros como Mario Gonzales, Nani Colombaioni o Ferrucio Cainero. A Gardi Hutter, la prensa internacional la considera un fenómeno extraño: miles de artículos intentan poner palabras a su "arte fresco, divertido, brillante, encantador, tierno, fascinante, humano, femenino, etc…".



                       "Jeanne d´Arppó"

Hutter ha realizado más de 2.700 representaciones teatrales en más de veinte países de cuatro continentes. 
Gardi Hutter empezó en el mundo del clown porque su talento no encontraba papeles adecuados para desarrollar en el teatro. “En el teatro moderno no hay buenos papeles para actrices cómicas”,
“Los roles de las mujeres son siempre trágicos, metáforas del amor y de la belleza”, abunda. El alejamiento con ese tipo de personajes le llevó a estudiar para convertirse en payasa.




La sastra, uno de sus espectáculos más aclamados,utiliza el motivo de la muerte para provocar risa. La artista ha creado un ambiente que resulte familiar para el público, el de una sastra o modista envuelta por los instrumentos típicos del oficio: una mesa de madera, una cinta de medir, rollos de tela, agujas y muñecas de trapo. “Quería crear un pequeño universo que todo el mundo conozca, que evoque el recuerdo de una abuela, una tía o alguien de la familia”
La escenografía y el argumento del espectáculo buscan abrir el corazón del público a las emociones que provoca una obra muda que se sirve de música y proyecciones para completar la historia.
La sastra busca provocar esa “risa final”, como la llama la artista: la carcajada ante la muerte, un evento trágico del que sin embargo nadie se puede librar. A la modista le llega el momento de la muerte en plena obra y ella decide aceptarlo, pero pide una prórroga. “Le dice a la muerte que vale, que se la lleve, pero que le deje fumarse un cigarro”, resume Hutter.



                           La sastra


En el trasfondo del espectáculo yace una honda reflexión sobre la actitud de la sociedad ante un hecho inevitable. “En el mundo moderno no se habla de la muerte y se excluye la posibilidad de una muerte buena”, dice Hutter. El tabú impide que podamos aligerar el peso ante el anunciado final. La payasa está convencida de que reírse de la muerte “nos pone en paz con la realidad” y ayuda a no dar rienda suelta al miedo.
Así que el destino es el gran tema del espectáculo. “En una de sus rocambolescas y divertidas peripecias la sastra tiene un pequeño accidente”, explica el programa de la actuación. 
“El clown, la figura inmortal en el imaginario colectivo, transita entre la vida y la muerte”. Para representar ese nebuloso viaje Hutter utiliza las proyecciones. A pesar de la densidad del tema, dice la payasa que el público se ríe en cantidad. 
Ser simple es complicado,en realidad es mucho más fácil ser complicado”,la habilidad del clown, debe ser la capacidad de simplificar, de reducir la complejidad de la realidad en algo muy simple opina la artista, y más en un contexto en que todo lo inventa el clown, que no tiene guión previo cuando se pone a trabajar. “El clown es un número primo, indivisible. Es muy difícil ser original y no una copia de otro."

El clown es una deformación exagerada de la realidad. “En el personaje busco el extremo, la máxima catástrofe”, dice Hutter, “mientras que en mi vida privada lo que busco es el equilibrio”. El clown es personal pero no privado, sale de un mecanismo dramático propio y cobra forma a base de ir depurando añadidos innecesarios. “Alrededor de la sastra todo es catástrofe, pero ella es indestructible”, explica la payasa. La sastra milita en un lado diferente de la realidad: “Ella no está gorda. Es el espejo el que es demasiado pequeño”. Hutter defiende su personaje como la expresión de la máxima libertad, de una vida con los mínimos condicionantes.
En resumen, una de las mejores clowns del mundo.

POEMA DÍA XIV/II/2014: "Eran ayer mis dolores..." Antonio Machado

       POEMA DÍA XIV/II/2014: "Eran ayer mis dolores..." Antonio  Machado 


Oswaldo Guayasamín (Quito, 6 de julio de 1919 - Baltimore, 10 de marzo de 1999) 


           

                      Eran ayer mis dolores...

Eran ayer mis dolores

como gusanos de seda
que iban labrando capullos;
hoy son mariposas negras.

¡De cuántas flores amargas
he sacado blanca cera!
¡Oh, tiempo en que mis pesares
trabajaba como abeja!

Hoy son como avenas locas,
o cizaña en sementera,
como tizón en espiga,
como carcoma en madera.

¡Oh, tiempo en que mis dolores
tenía lágrimas buenas,
y eran como agua de noria
que va regando una huerta!
Hoy son agua de torrente
que arranca el limo a la tierra.

Dolores que ayer hicieron
de mi corazón colmena,
hoy tratan mi corazón
como a una muralla vieja:
quieren derribarlo, y pronto,
al golpe de la piqueta.


jueves, 20 de febrero de 2014

EL PEDO, SU ORIGEN, CURIOSIDADES Y QUEVEDO.



EL PEDO, SU ORIGEN, CURIOSIDADES Y QUEVEDO.


Grabado de Francisco de Goya



Mi abuelo solía decirme, tras habernos deleitado con un buen plato de alubias en las noches de invierno, "tres pedos y una buza y la cama como una estufa.
Una adivinanza escuchada por tierras castellanas a una bella y buena muchacha rezaba tal que sí: "Entre dos piedras feroces sale un hombre dando voces, qué es...
-Pues, ¡el pedo!, replicó con gran énfasis el niño que escucho

 

Origen:


Pedo:m. Ventosidad que se expulsa del intestino por el ano.

  1. argot Borrachera.
  2. argot Estado similar al de la borrachera producido por alguna droga:
    ¡vaya pedo de anfetas lleva!
(Del lat. pedĭtum)



Venga de donde venga hoy voy hablar del pedo a lo largo de su historia.

420 a. de C. Hipócrates: "Si es posible, es preferible liberar la ventosidad silenciosamente, pero mejor que contenerla y acumularla internamente es liberarla con ruido"

Los seres humanos producimos una media de entre 400 y 1.200 cm3 de gases diarios como resultado, sobre todo, del aire que deglutimos al abrir la mandíbula para masticar, fumar, beber..., y de la descomposición de los alimentos en el intestino, un tercio del total. Cuando se trata del primero, suele salir por donde ha entrado; si los gases se deben a la digestión, la mayor parte son absorbidos por la pared intestinal -unos 6,4 litros- y el resto -0,6 litros- es expulsado en una combinación de nitrógeno, hidrógeno, dióxido de carbono, oxígeno y, en ocasiones, metano. 






Las flatulencias al amparo de la historia




La referencia más temprana sobre flatulencias se encuentra en  una tablilla sumeria, que honra así al conquistador de la ciudad de Uruk: "... al gran Lugalzagezi, ya que cuando estalla su viento es como el vapor que se escapa del vino hervido". En el Antiguo Testamento se habla de un dios adorado por los moabitas, Baal-peor, al que se le ofrecían los residuos corporales. En los evangelios apócrifos de los esenios se recomienda una lavativa para expulsar del interior todas las sustancias impuras y hediondas de Satanás. El Tantra Hevajra dice: "como la flatulencia se cura comiendo judías, de modo que el viento pueda expeler viento..., así el pecado puede purgar el pecado". Para el historiador científico de origen colombiano Víctor Manuel Patiño eran símbolo de buen augurio. En la antigua Grecia quienes dejaban escapar una ventosidad eran expulsados de la Academia y se prohibía comer judías por sus consecuencias. En Roma llegaron a tener un dios, Crepitus, procedente del culto egipcio, al que se ofrecían eructos y flatos en las fiestas. A los romanos debemos la etimología de la palabra pedo, que viene del verbo pedare -expulsar ventosidades-. El emperador romano Claudio proclamó la libertad de emitir ventosidades en el año 41, porque un convidado suyo estuvo a punto de morir por haberse contenido en su presencia. La contradicción del pedo como necesidad biológica y rechazo social fue objeto de reflexión por pensadores y médicos y alcanzó la categoría de estudio histórico en el siglo XIX. Incluso se convetiría en arte con Joseph Pujol, Le Petomane -el pedómano- del Moulin Rouge de París, cuyo ano era capaz de producir notas musicales, tocar la flauta, fumar, apagar la llama de una vela, imitar el trueno...





En el siglo XVI en una colección de cuentos de tradición oral titulada "El sobremesa y alivio de caminantes" (1569), del escritor y editor valenciano Joan Timoneda:


Subía un truhán delante de un rey de Castilla por una escalera y, parándose el truhán a estirarse el borzeguín, tuvo necessidad el rey de darle con la mano en las nalgas para que caminasse.


El truhán, como le dio, echósse un pedo. Y tratándolo el rey de vellaco, respondió el truhán:


“¡A qué puerta llamara vuestra Alteza, que no le respondieran!”



                                         QUEVEDO


Francisco Gómez de Quevedo Villegas y Santibáñez Cevallos, conocido a secas como Francisco de Quevedo,  A pesar de la distancia, su figura y obra aún puede considerarse vigente y sobre todo un clásico de las letras en español. Nacido el 14 de septiembre de 1580, Quevedo es conocido principalmente por su poesía, no se puede dejar de lado su obra dramática y narrativa. Su obra poética está constituida por alrededor de 875 poemas, en los que abordó la mayoría de los temas de la época, aunque en la mayoría de sus textos (de todos los géneros en los que incursionó) predomina la sátira. Amigo de las agudezas del ingenio (las cuales le valieron ser encarcelado) el literato escribió “Gracias y desgracias del ojo del culo”, obra tachada de escatológica ” Las “Gracias y desgracias…” no son la única obra escatológica del escritor madrileño. Hasta nuestros días sobrevive una de las más claras muestras de su humor mordaz y descarado conocida como “Poema al pedo”.  El atrevimiento de Quevedo le costó la prisión en un Siglo de Oro español poco acostumbrado a esta clase de “desplantes” literarios, con lo cual quedó en evidencia la hipocresía aristocrática de la época. Lo prohibido, lo sucio y lo oculto nunca han sido bien vistos aunque la carga de fama que lleve a menudo sea bastante. Sin embargo, aunque podemos encontrar que en primera instancia la escatología nos remite  a las teorías, creencias y doctrinas referentes a la vida de ultratumba; la escatología de Quevedo (esa que habla de excremento y deyecciones) nos coloca en un plano más terreno y nos recuerda que antes que todo somos humanos, a menudo saturados de eufemismos, pero con las mismas necesidades, sobre todo fisiológicas.




                      “Gracias y desgracias del ojo del culo”


 “Quien tanto se precia de servidor de vuesa merced, ¿qué le podrá ofrecer sino cosas del culo? Aunque vuesa merced le tiene tal, que nos lo puede prestar a todos. Si este tratado le pareciere de entretenimiento, léale y pásele muy despacio y a raíz del paladar. Si le pareciere sucio, límpiese con él, y béseme muy apretadamente. De mi celda, etcétera.” Francisco de Quevedo.



Gracias y desgracias del ojo del culo, dirigidas a doña Juana Mucha, Montón de Carne, Mujer gorda por arrobas, escribiolas Juan Lamas, el del camisón cagado.

       [Opúsculo. Texto completo] Francisco de Quevedo                   


Quien tanto se precia de servidor de vuesa merced, ¿qué le podrá ofrecer sino cosas del culo? Aunque vuesa merced le tiene tal, que nos lo puede prestar a todos. Si este tratado le pareciere de entretenimiento, léale y pásele muy despacio y a raíz del paladar. Si le pareciere sucio, límpiese con él, y béseme muy apretadamente. De mi celda. etc.


No se espantarán de que el culo sea tan desgraciado los que supieren que todas las cosas aventajadas en nobleza y virtud, corren esta fortuna de ser despreciadas della, y él en particular por tener más imperio y veneración que los demás miembros del cuerpo; mirado bien es el más perfecto y bien colocado dél, y más favorecido de la Naturaleza, pues su forma es circular, como la esfera, y dividido en un diámetro o zodíaco como ella. Su sitio es en medio como el del sol; su tacto es blando; tiene un solo ojo, por lo cual algunos le han querido llamar tuerto, y si bien miramos, por esto debe ser alabado pues, se parece a los cíclopes, que tenían un solo ojo y descendían de los dioses del ver. El no tener más de un ojo es falta de amor poderoso, fuera de que el ojo del culo por su mucha gravedad y autoridad no consiente niña; y bien mirado es más de ver que los ojos de la cara, que aunque no es tan claro tiene más hechura. Si no, miren los de la cara, sin una labor; tan llanos que no tienen primor alguno, como el ojo del culo, de pliegues lleno y de molduras, repulgo y dobladillos, y con una ceja que puede ser cola de algún matalote, o barba de letrado o médico. Y así, como cosa tan necesaria, preciosa y hermosa, lo traemos tan guardado y en lo más seguro del cuerpo, pringado entre dos murallas de nalgas, amortajado en una camisa, envuelto en unos dominguillos, envainado en unos gregüescos, abahado en una capa, y por eso se dijo: «Bésame donde no me da el sol». Y no los de la cara, que no hay paja que no los haga caballeriza, ni polvo que no los enturbie, ni relámpago que no los ciegue, ni palo que no los tape, ni caída que no los atormente, ni mal ni tristeza que no los enternezca. Lléguense al reverendo ojo del culo, que se deja tratar y manosear tan familiarmente de toda basura y elemento ni más ni menos; demás de que hablaremos que es más necesario el ojo del culo solo que los de la cara; por cuanto uno sin ojos en ella puede vivir, pero sin ojo del culo ni pasar ni vivir.






Lo otro sábese que ha habido muchos filósofos y anacoretas que, para vivir en castidad, se sacaban los ojos de la cara, porque comúnmente ellos y los buenos cristianos los llaman ventanas del alma, por donde ella bebe el veneno de los vicios. Por ellos hay enamorados, incestos, estupros, muertes, adulterios, iras y robos. Pero ¿cuándo por el pacífico y virtuoso ojo del culo hubo escándalo en el mundo, inquietud ni guerra? ¿Cuándo, por él, ningún cristiano no aprendió oraciones, anduvo con sinfonías, se arrimó a báculo ni siguió a otro, como se ve cada día por falta de los de la cara que expuestos a toda ventisca e inclemencia, de leer, de fornicar, de una purga, de una sangría, le dejan a un cristiano a buenas noches? Pruébenle al ojo del culo que ha muerto muchachos, caballos, perros, etcétera; que ha marchitado hierbas y flores, como lo hacen los de la cara, mirando lo ponzoñosos que son: por lo que dicen que hay mal de ojo. ¿Cuándo se habrá visto que por ser testigo de vista hayan ahorcado a nadie por él, como por los de la cara, que con decir que lo vieron forman sus calumnias los escribanos? Fuera de que el ojo del culo es uno y tan absoluto su poder, que puede más que los de la cara juntos. ¿Cuándo se ha visto que en las irregularidades se metan con el ojo del culo?



Lo otro, su vecindad, es sin comparación mejor, pues anda siempre, en hombres y mujeres, vecino de los miembros genitales y así se prueba que es bueno, según aquel refrán: Dime con quien andas, te diré quien eres. Él se acredita mejor con la vecindad y compañía que tiene que no los ojos de la cara, pues éstos son vecinos de los piojos y caspa de la cabeza y de la cera de los oídos, cosa que dice claro la ventaja que les hace el serenísimo ojo del culo. Y si queremos subtilizar más esta consideración, veremos que en los ojos de la cara suele haber por mil leves accidentes, telillas, cataratas, nubes y otros muchos males; mas en el del culo nunca hubo nubes, que siempre está raso y sereno; que, cuando mucho, suele atronar, y eso es cosa de risa y pasatiempo. Pues decir que no es miembro que da gusto a las gentes, pregúnteselo a uno que con gana desbucha, que él dirá lo que el común proverbio, que, para encarecer que quería a uno sobremanera, dijo: «Más te quiero que a una buena gana de cagar». Y el otro portugués, que adelantó más esta materia, dijo: «Que no había en el mundo gusto como el cagar si tuviera besos». Pues ¿qué diremos si probamos este punto con un texto del filósofo que dijo:



No hay contento en esta vida
que se pueda comparar
al contento que es cagar.


Otro dijo lo descansado que quedaba el cuerpo después de haber cagado.



No hay gusto más descansado
que después de haber cagado.


Los nombres que tiene juzgarán que no tiene misterio. ¡Bueno es eso! Dícese trasero, porque lleva como sirvientes a todos los miembros del cuerpo delante de sí, y tiene sobre ellos particular señorío. Culo, voz tan bien compuesta, que lleva tras sí la boca del que le nombra. Y ha habido quien le ha puesto nombre gravísimo y latino, llamándole antífonas o nalgas, por ser dos; otros, más propiamente, le llaman asentaderas, algunos, trancailo, y no he podido ajustar por muchos libros que he revuelto para sacar la etimología; lo más que he hallado es que se ha de decir tancahigo, por lo arrugado y pasado que siempre está.


Con más facilidad topé por qué se decía al lindo ojo del culo «manojo de llaves»: por lo redondo del cabo y muchas molduras que hacen aquel mismo repulgo, y viene bien con los que llaman cofre al culo, que es darle cerradura; y en los animales vemos que la Naturaleza les cubre el culo con la cola o rabo, para que como parte más necesaria y secreta, estuviera acompañado, tapado y abrigado, y con mosqueador para de verano, y en las aves lo mismo. Si miramos su ocupación, es hacer lo que ninguno nunca hizo ni pudo: pues en este mundo todos hemos menester a otros para ser proveídos: el alguacil al corregidor, el corregidor al oidor, el oidor al presidente, el presidente al rey. Pero el culo se provee a sí mismo y aun en el presidente, servidor por otro nombre (que así llaman al bacín), cosa equívoca a los derretidos de las damas.


El culo no tiene cosa común, ni aunque me pruebes que hace cámaras, a imitación de otros muchos, pues lo que él hace son mojones, que son fin de términos, para dar a entender que en llegando al culo no has de pasar adelante.


Háceme fuerza que en las almonedas dicen: «¿Hay quién puje?»; que ni sé si convidan a cagar (propiamente entonces, pujar) o si a comprar; con que es cierto que tiene grandes preeminencias, cuando se valen de sus voces para otras cosas. Hasta los excrementos o mierda (pasa adelante, porque no te empalagues con tan dulce plato) son de provecho, pues según defienden los doctores galenistas y boticarios droguistas, son buenos para desligar Cárdeno y Alberto los del lagarto para los ojos; los de bestias, que llaman estiércol, es con lo que se fertilizan los campos, y a quien debemos los frutos; la del gato de Algalia, no hay que probar ni examinar cuánto es su valor y estimación; la mierda del buey, o boñiga, para inmensos remedios es provechosa. Esto probado y asentado, ¿habrá curioso alguno que diga que los ojos de la cara tienen alguna virtud? Luego el ojo del culo, él por sí solo, es mejor y de más provecho que los ojos de la cara.


Lo que dicen del culo (los que tiene ojeriza con él) es que pee y caga, cosa que no hacen los ojos de la cara; y no advierten lo cuitados que más y peor cagan los ojos de la cara y peen que no el del culo, pues en ellos no hay sumo que no lo caguen en cantidad de legañas, ni pesadilla o susto que no meen con abundancia de lágrimas, y esto sin ser de provecho, como lo que echa el culo, como ya queda probado.


Lo del pedo es verdad que no lo sueltan los ojos; pero se ha de advertir que el pedo antes hace al trasero digno de laudatoria que indigno de ella. Y, para prueba desta verdad, digo que de suyo es cosa alegre, pues donde quiera que se suelta anda la risa y la chacota, y se hunde la casa, poniendo los inocentes sus manos en figura de arrancarse las narices, y mirándose unos a otros, como matachines. Es tan importante su expulsión para la salud, que en soltarle está el tenerla. Y así, mandan los doctores que no les detengan, y por esto Claudio César, emperador romano, promulgó un edicto mandando a todos, pena de la vida, que (aunque estuviesen comiendo con él) no detuviesen el pedo, conociendo lo importante que era para la salud. Otros dijeron que lo había hecho por particular respeto que se debe al señor ojo del culo.


Pues decir que no es bullicioso un pedo, ¡bueno es eso! ¿Hay otra cosa de más gusto que ver en un concurso grande, si se suelta uno, el rumor que mete y qué agudos acuden todos a taparse las narices, como está dicho, y otros que más lo huelen, haciendo la disimulada toman tabaco?


                                 


Y es probable que llega a tanto el valor de un pedo, que es prueba de amor; pues hasta que dos se han peído en la cama, no tengo por acertado el amancebamiento; también declara amistad, pues los señores no cagan ni se peen, sino delante de los de casa y amigos. Y un portugués preguntando cuál era la parte principal del cuerpo dijo que el culo, que se asentaba primero que nadie y aunque fuese delante del rey.


Los nombres del pedo son varios: cuál le llama «soltó un preso», haciendo al culo alcaide; otros dicen: «fuésele una pluma», como si el culo estuviera pelando perdices; otros dicen: «tómate ese tostón», como si el culo fuera garbanzal. Otros dicen algo crítico: «cuesco», derivado de la enigma; y otros han dicho: «Entre peña y peña el alba, río que suena». De aquí se levantó aquel refrán que dice: «Entre dos peñas feroces, un fraile daba voces». Y finalmente, dijo el otro: «El señor don Argamasilla cuando sale chilla».


Baste ya de probanzas de la nobleza del señor don Pedo y pase por ahora plaza de don caballero que porque no digan me revuelco demasiado no le acoto con otros muchos lugares y autoridades.


Dejo de tratar de los pedos degollados, si bien con esto conocerán de su hidalguía y caballería y grandeza que tiene el culo en este caso. Pues su fortaleza ¿quién la encarecerá?, si es tanta, que de sólo limpiarse con un paño delgado se deja de modo por las dos partes, que es más difícil de tomar que la inclusa.


Y, volviendo a los demás sentidos, digo que lo que se queda en el pañuelo de la boca es gargajo, y lo de las narices moco, y lo de los ojos legañas, y lo de los oídos cera; pero lo que queda del culo en la camisa es palomino, nombre de ave muy regalada. Fuera de que los ojos no tienen cosa señalada con que limpiarse; que a veces piden el pañuelo prestado a las narices y a la boca, y otras se limpian con las manos, y al mismo tenor los otros sentidos. Mas volviendo al culo, ¡qué de firmas de grandes señores ha iluminado! ¡Qué papeles de los más íntimos amigos no ha visto! ¡Qué de libros de los hombres más doctos ha gastado! ¡Qué de billetes de damas ha firmado! ¡Qué de procesos importantes ha manchado! y ¡qué de camisas de Cambray y Holanda ha teñido! Y al fin le han servido de limpiadera las mejores y más hermosas manos del mundo, según aquél: la mano de marfil es muy forzoso que al culo de su dueño haya llegado. Y lo merece todo, porque también, sin ser abeja, hace cera o cerote (que así dicen de los medrosos). Hasta las melecinas deben su ganancia al ojo, que aunque no ve, algunos dijeron que veía Fulano la luz por el ojo del culo de Zutano. Y en verdad que no es vista de invidiar.



De si tienen alguna gracia o no los culos sería largo de contar, baste decir que culos que se conocen, en la calle se saludan. Marcial dice que son saludadores compressis narebus Jovem salutat, que en español quiere decir: represando las nalgas saluda a Júpiter, tratando de uno que se peió y por eso algunos le dan tanta antigüedad que dicen: ¿Qué tiene que ver el culo con el pulso? Como si dijeran de una cosa que no da cuidado ninguno y muy con verdad comparándola a otra que de cada accidente se desconcierta.



Y si nos dilatamos en esta materia será proceder infinito, sólo digo que en cuanto he hablado y ponderado del culo aunque me queda el rabo por desollar, que sus gracias son muchas y muy dignas de ponderación, como no son menores sus desgracias siguientes:

                     Desgracias del ojo del culo



 PRIMERA DESGRACIA


Enseña un ayo mugriento la lición a un descuidado niño. Encomiéndasela a la memoria y como potencia vil pásasele y jugando, olvida y en pena de lo que pecó la memoria abre el culo a azotes.


SEGUNDA


Va un estudiante un madrugón a una viña, vendimia la mitad de ella, lleva un lagar en el estómago, topa con una fuente y porque se lo pide el gusto bebe hasta hartarse; pícase la sed y deshácese en cámaras y págalo el ojo del culo.


TERCERA


El otro mesurado o engullidor miserable, por comer de balde llenó tanto el estómago que se ahitó movido del apetito y págalo el culo a puro jeringazos.


CUARTA


Tiene un mal curado enfermo modorra y porque el humor se le ha apoderado de los sentidos y los descuidos que tuvo el poco prevenido médico, lo paga el culo a puro sanguijuelas que lo sajan vivo.


QUINTA


Sábese, según doctrina de muchos filósofos, que el regüeldo es pedo malogrado y que hay algunos tan desdichados que no se les permite llegar al culo, así lo enseña Angulo que no ha acabado de salir por la boca cuando le dicen todos: «¡Vaya a una pocilga!», y cuando sale por el ojo del culo todo es aplaudido y cuando más le dicen cuerno, como otro tenía costumbre de decir cuando uno se peía «¡cuerno!, por ahí comas carne, y por la boca mierda, y papá te vea la madre que te parió porque te vea más medrado; en las sopas te lo halles como garbanzo, con esa música te entierren, sabañones y mal de gamones, coz de mula gallega, por donde salió el pedo meta el diablo el dedo, la víbora el pico, el puerco el hocico, el toro el cuerno, el león la mano, el cimborrio del Escorial y la punta de mi caracol te metan amén».





SEXTA


Da el otro extranjero en caballerear, bizarrear y servir a damas y traer mucha bambolla y fausto, falta a los negocios y pierde el crédito y lo que pecaron los miembros genitales lo paga el inocente culo. Pues al punto dicen: «Fulano ya dió de culo».


SÉPTIMA


Va el otro narciso, pisaverde a pie por la calle en tiempo de todos y por más cuidado que pone en las chinas o piedras que están descubiertas para asegurar los pies y andar de guija en guija, resbálase el pie y hace pedazos el pobre culo y de más a más se hace una plasta de todo lo que le coge de pies a cabeza.


OCTAVA


Da el otro pobre a la media noche en tiempo de invierno una correncia o evacuación de tripas y porque con la priesa que tiene no se acuerda bien hacia donde quedó el brasero o barreño de la lumbre tropieza con él y hace pedazos las piernas y el culo, cobrando con esta desgracia enfermedad para muchos días.


NONA


Tan desgraciado es el culo que hasta los animales les muerde el lobo por él y en las monas se ve que porque quieren descansar y sentarse a menudo se llenan el culo de callos y por eso han dado en decir: «Fulano tiene más callos que culo de mona».


DÉCIMA


Viene el otro picarón a sentir el calor del verano y porque yéndose a rascar la comezón de una ladilla frisona le estorbó el matarla una horrenda población de pendejos que topa hacia el culo, determina de matarlas con unas tijeras y teniendo las manos torpes y no ver lo que hace ni poder sufrir más el ser puerco abre a tijeretazos el pobre culo.


UNDÉCIMA


Viene la otra pobre casada o doncella a descubrir más de lo que fuera menester su natural inclinación de ser puta, tiene celos de ello el galán y causa cuidado al marido y por dar a entender que conocen la fragilidad y imperfección del sujeto, dicen: «de res que se mea el rabo, no hay que fiar».


DUODÉCIMA


Dale al otro una apretura en la calle o cógele en la comedia, sale con priesa a buscar dónde desbuchar, y porque no llegó tan presto a las necesarias o le embarazó algún nudo ciego, emplástase o embadúrnase de mierda el pobre culo.


DECIMATERCIA


Viene el otro estudiante o platicante de medicina y al ir a ordenar un medicamento a la cocina topa a la criada que se había hecho del ojo, y ella por darle gusto y apagar el fomex de la concupiscencia y titilaciones venéreas, empieza sus cernidillos y bamboleos, diviértese con el gusto y acribilla a golpes el pobre culo de escalón en escalón.


DECIMACUARTA


Vienen las Carnestolendas, alégranse las gentes en diferentes festines y por no más de antojo de muchachos o pasatiempo de hombres ociosos pagan los culos de los perros atándoles a la cola mazas diferentes.


DECIMAQUINTA


Vese el otro pobre condenado toreador de a pie embestido del toro, vuélvese para huir, túrbase o no salen los pies con presteza y por no salir ellos presto desgárrale el toro al pobre culo.


DECIMASEXTA


Va una vieja a echar una ayuda a un enfermo, ve poco, no la ha templado bien, encájasela dos dedos del culo, y dale entre las nalgas con ella, escáldale el culo que paga el pobre el descuido de la vieja borracha.


ÚLTIMA DESGRACIA


Finalmente, tan desgraciado es el culo que siendo así que todos los miembros del cuerpo se han holgado y huelgan muchas veces, los ojos de la cara gozando de lo hermoso, las narices de los buenos olores, la boca de lo bien sazonado y besando lo que ama, la lengua retozando entre los dientes, deleitándose con el reír, conversar y con ser pródiga y una vez que quiso holgar el pobre culo le quemaron.


   FIN 


                                    
                                        
                                        Poemas Quevedo:





Poema al Pedo. Por Francisco de Quevedo (1580-1645). 

Alguien me pregunto un día
¿Qué es un pedo?
y yo le conteste muy quedo:
el pedo es un pedo,
con cuerpo de aire y corazón de viento
el pedo es como un alma en pena
que a veces sopla, que a veces truena
es como el agua que se desliza
con mucha fuerza, con mucha prisa.

El pedo es como la nube que va volando
y por donde pasa va fumigando,
el pedo es vida, el pedo es muerte
y tiene algo que nos divierte;
el pedo gime, el pedo llora
el pedo es aire, el pedo es ruido
y a veces sale por un descuido
el pedo es fuerte, es imponente
pues se los tira toda la gente.

En este mundo un pedo es vida
porque hasta el Papa bien se lo tira
hay pedos cultos e ignorantes
los hay adultos, también infantes,
hay pedos gordos, hay pedos flacos,
según el diámetro de los tacos
hay pedos tristes, los hay risueños
según el gusto que tiene el dueño

Si un día algún pedo toca tu puerta
no se la cierres, déjala abierta
deja que sople, deja que gire
a ver si hay alguien que lo respire.

También los pedos son educados
pues se los tiran los licenciados,
el pedo tiene algo monstruoso
pues si lo aguantas te lleva al pozo
este poema se ha terminado
con tanto pedo que me he tirado.





                                                               SONETO AL PEDO
La voz del ojo, que llamamos pedo
(ruiseñor de los putos) detenida,
da muerte a la salud más presumida,
y el propio Preste Juan le tiene miedo.

Mas pronunciada con el labio acedo
y con pujo sonoro despedida,
con pullas y con risas da la vida,
y con puf y con asco, siendo quedo.

Cágome en el blasón de los monarcas
que se precian, cercados de tudescos,
de dar la vida y dispensar las Parcas.

Pues en el tribunal de sus greguescos,
con aflojar y comprimir las arcas,
cualquier culo lo hace con dos cuescos.